Pistola Bayard 1908


Calibre 6,35 mm (.25 ACP)


La pistola Bayard posee un característica peculiar,tal vez surgida de una solución para distribuir las piezas de su sistema en el mínimo espacio posible.Para lograrlo,se acude a ubicar el muelle recuperador por encima del cañón lo cual no supone nada nuevo si tenemos en cuenta la FN 1900.
Comparada con el colectivo de pistolas "chalequeras" de 6,35 mm puede pasar como una más,no obstante el observador despierto encontrará algo que no le encaja bien con la gran mayoría de las pistolas  de esta categoría.
A primera vista resulta muy alta,pero no con una altura pareja que podría sugerir la posibilidad de alojar más cartuchos,sino a la distancia que media donde encajamos la horquilla de la mano hasta la cúspide de la corredera.Este detalle la hace parecer muy "cabezona",dando la sensación de que sobrara pistola por arriba innecesariamente.Después al desarmarla llegamos a la conclusión de que al alojar el muelle recuperador en esa zona,su diseñador no tuvo más remedio que agregarle un piso más.

Calibre 7,65 mm y 9 mm Corto

Vista lateralmente esa impresión permanece sin saber muy bien a que atribuirla,hasta que,examinándola por la derecha recalamos en la posición reservada a la ventana de expulsión que aparece demasiado descolgada y extremadamente recortada en el armazón.Mirándola de frente,o al accionar la corredera,ya vamos percatando que no hay equívocos,todo obedece al hecho de tener el cañón por debajo del dispositivo de recuperación,encastrado en el frente del armazón.
El modelo al que nos vamos a referir en esta entrada es el calibrado para 7,65 mm que aloja cinco cartuchos,y al decir cinco aludimos a la capacidad del cargador,dado que incluir uno más en la recámara es impensable por el peligro que representa portarla en esas condiciones.Se fabricó también en 9 mm Corto y 6,35,que cargaban en las mismas condiciones cuatro y seis cartuchos respectivamente.
Si cualquier pistola del 6,35 tenían la misma capacidad e incluso eran más pequeñas y livianas,¿donde esta la ganancia? Si trasladamos el mismo razonamiento a la de 9 mm Corto,más interesante para defensa por su mayor poder de detención,tropezamos con el volumen de fuego,cuatro cartuchos,y en este punto no estaría demás recordar que la competencia "cilíndrica" ya tenía a fines del siglo anterior en el mercado revólveres de cañón basculante calibre .38 S&W,con capacidad para seis cartuchos,de excelente calidad.
Localizar el pesillo de apertura no resulta fácil,para quién no se haya "entrenado" antes,ya que se encuentra donde uno menos se piensa,en el guión.Retrocediendo ligeramente el pestillo-guión y levantándolo por su extremo delantero,accedemos al muelle recuperador y su guía interna.Una vez separados solo nos queda llevar la corredera totalmente hacia atrás y desprenderla por arriba.
La corredera lleva el cerrojo  colgando como la "canastilla" de un dirigible.En ella van ensamblados la aguja percutora,asistida por un muelle aliviador de notable dureza,y el largo extractor de fleje.La separación de este último no es muy aconsejable, siempre  y cuando este tipo de uñas son muy frágiles.
Los carriles guía del cerrojo son asimétricos, desplazados a la izquierda,en cambio,la corredera presenta dos solapas de punta a punta que recubren las aristas laterales del armazón.
Si hasta ahora el mecanismo podía tildarse cuando menos complejo y atípico,el sistema de disparo no deja de ser complicadísimo y errático.
Sin haber leído la biografía de Barnard Clarus,diseñador de la Bayard,cualquiera puede apostar a que su verdadero oficio era el de relojero y que combinó su sapiencia en esta área con la inclinación por las armas,sin poder desprenderse de esa carga negativa de complegidad innecesaria.
En la solución sistemática que aplica en la relación del fiador con el martillo  y desconector,no existe un dispositivo seguro que active la relación entre las distintas partes.El seguro de aleta,ubicado en el costado izquierdo detrás del ángulo superior de la cacha,bloquea el fiador,pero al adquirir holgura por efecto del uso,tampoco garantiza su efectividad.Vamos que esta pistola no es precisamente lo que se dice un "chollo"
Aunque en su denominación figura 1908,su producción se demoró hasta 1910,sin que se sepa exáctamente el motivo.En 1911 se puso en el mercado el modelo calibre 9 mm Corto y en 1912 el último calibrado para el 6,35 mm,siendo las únicas diferencias los cambios dimensionales impuestos por cada cartucho.
Las cachas son las típicas de asta de búfalo,termomoldeadas imprimiéndoles picado fino,con el rótulo de la marca atravesado en diagonal.
No debemos olvidar otro punto flaco en su manejo.Extraer el cargador no es nada cómodo.El retén esta sitiado en el talón de la empuñadura,como era habitual en la época.Empujarlo con el pulgar es fácil,pero la ausencia del espolón delantero echa por tierra todo sentido de practicidad,exigiendo el empleo de las dos manos si no queremos dejarnos las uñas en el intento.

Características

Nacionalidad:Belga
Designación:Pistolet Bayard Mod.1908
Fabricante:Anciens Etablissements Pieper,Herstal
Calibre:7,65 mm (también se fabricaron en ,6,35 mm y 9 mm Corto)
Capacidad:5 cartuchos (4 en calibre 9 mm)
Dimensiones:123x89x25
Peso:567 g.
Longitud del cañón:55 mm
Anima:Rayado convencional,seis estrías levógiro
Radio entre miras:87 mm
Sistema de puntería:Fijos
Sistema de cierre:Por inercia de masas
Sistema de disparo:Acción simple,martillo oculto

AHORRE TIEMPO Introduzca marca o modelo