Fusil "Daniel Dekaise" (empleado para atentar contra el Rey Don Juan Carlos I)

Fusil Dekaise (sin modificar)

ETA invirtió poco más de 66.000 € en atentar contra el Rey en Palma de Mallorca. Una parte de esa cantidad se destinó al rifle de alta precisión marca Dekaise, de 7 mm. -0,8 Remington, fabricado por Daniel Dekaise en Wavre (Bélgica), con el número de serie 3782 correspondiente al fusil militar Mauser modelo Kar-98, del que es una réplica.

Su valor en el mercado se sitúa en unos 1.800 €. Pero si al precio del rifle se suma el de todos sus componentes extras, su cotización alcanza los 3.400 €. De hecho, el fabricante sustituyó,entre otras cosas, la carcasa original de madera por otra sintética de la marca Ram Line, modelo Mauser STM 2198, de la empresa Ram Enterprises Inc., con sede en California (EEUU), valorada en 285 €.

Fusil Mauser modelo Kar-98

Además, Daniel Dekaise acopló al fusil un bípode de la marca Harris, modelo 1A2 Ultraligth, fabricado por Harris Corporation Military en Melbourne (Florida), cuyo precio en el mercado es de 195 €. El rifle está dotado de un visor Zenison, fabricado por Hakko Co. Ltd. en Tokio, y valorado en 1.100 €.

Características




Breve historia de los hechos

MADRID.- En el verano de 1995, el etarra Jorge García Sertucha tuvo en cuatro ocasiones al Rey en el punto de mira de su rifle de francotirador. La organización terrorista había decidido asesinar a Don Juan Carlos y se llegó incluso a planear un atentado con granadas que podría haber acabado con toda la Familia Real.

Así consta en el diario del miembro de la banda armada, que aparece reproducido en el libro Matar al Rey, escrito por el periodista José María Zavala. He aquí el extracto de un capítulo de la obra:

«Jorge García Sertucha sigue anotando todos los movimientos en sus cuartillas. No sólo los del Rey. También los del resto de la Familia Real e incluso los de sus invitados ese verano a Palma, Irene y Pablo de Grecia, hermana y sobrino de la Reina Sofía, respectivamente.

El 23 de julio, domingo, se ha producido un hecho singular. El Fortuna ha zarpado de Porto Pi pasadas las nueve de la noche, justo cuando García Sertucha ha tenido por primera vez a tiro a Don Juan Carlos, tal y como él mismo recoge en su registro de horarios e incidencias. Unos minutos antes, se ha dirigido al dormitorio principal, al fondo del pasillo, para recoger el fusil del armario empotrado. Ha abierto la cremallera de la funda de esquí acuático y ha extraído con sumo cuidado, agarrándolo por la culata, el rifle de fabricación belga. Luego, ha regresado al salón y ha apoyado el arma sobre dos mesas superpuestas colocadas junto a la ventana, a fin de calcular el ángulo de tiro más adecuado sobre el Fortuna. El terrorista ha localizado desde el jueves tres vehículos sospechosos. "¿Txakurra? (¿Policía?)", escribe en el margen inferior de la cuartilla. Y a continuación anota sus características: "Seat Ibiza, M-9673-MW (...) Golf Volkswagen, M-6107-PL, gris metalizado (...) Moto Kawasaky 600, casco rojo, pelo corto....".

En sus cuatro primeros días en Porto Pi, controla ya algunos movimientos de los yates donde viajan los Reyes, localiza a varios miembros de su escolta e identifica algunos vehículos. El Fortuna regresa a puerto el día 25, a las 10 de la noche en el reloj de Sertucha, hora en que vuelve a tener al Rey, por segunda vez, en el punto de mira. ¿Por qué tampoco dispara entonces? Tal vez por falta de luz.

VIGILANCIA DESDE LA TERRAZA.- El día 26, el francotirador vigila desde la terraza del salón los movimientos de la Reina, a quien localiza en Porto Pi a las ocho y media de la noche: "Ella con alguien más (...) dos coches (hija)", escribe.

Se refiere García Sertucha también a la Infanta Cristina, puesto que su hermana Elena aún no ha llegado a Palma, sino que lo hará unos días después junto con su marido, Jaime de Marichalar, para asistir a la Copa del Rey de Vela que se celebra a partir del primero de agosto. El 27 de julio es un día de descanso para el yate Fortuna, que permanece atracado en el muelle de Porto Pi. García Sertucha escribe así, con mayúsculas, en la casilla correspondiente: "NO SALE". Después de almorzar con el resto del comando y su enlace, Concepción Iglesias, regresa sin prisa alguna con Ignacio Rego al piso de la calle de Rafaletas.

Es una tarde tranquila y soleada. Los dos aprovechan la luz que se filtra por el cristal de la terraza para hacer un croquis del salón y de las inmediaciones de Porto Pi. El plano a mano alzada que ahora realizan tiene como finalidad estudiar un posible lanzamiento de granadas contra el Fortuna. El comando no está seguro de jugarse el éxito de la operación a un solo disparo de fusil.

La huida sería, además, más segura si llevasen a cabo una acción con lanzagranadas. Podrían activar el dispositivo de lanzamiento de dos formas. Bien mediante un temporizador que García Sertucha programaría de acuerdo con su información sobre los horarios de la Familia Real, o sirviéndose de un aparato de radio control.

En cualquiera de los dos casos podrían despistar mucho mejor a la policía que si decidieran darse a la fuga después del disparo. Ignacio Rego mide al milímetro las distancias de un lado a otro del salón, mientras que su compañero va anotándolas en el plano: "3,91 metros de largo por 3,65 de ancho". Toman también el ancho de la puerta corredera que da acceso a la terraza, "1,20 metros", así como el diámetro del balcón, "1,40 metros".

Junto al croquis del interior del piso, Sertucha refleja la situación de las dotaciones policiales en la zona portuaria. El lanzamiento de granadas (...) provocaría una auténtica masacre sólo imaginable en la mente desquiciada de unos asesinos. ETA no se conformaría sólo con matar al Rey, sino que buscaría acabar también con la Reina, el Príncipe Felipe, las Infantas Elena y Cristina, Jaime de Marichalar, Irene y Pablo de Grecia, y quienes se encontrasen también en ese momento a bordo del Fortuna.

El 29 de julio, sábado, Sertucha vuelve a tener al Rey en el punto de mira de su rifle. Ese día el Fortuna sale dos veces a navegar. La primera, a las 13,15 horas, con llegada a las 17,30. El terrorista registra la presencia de "la hija", en referencia a la Infanta Cristina. En el segundo viaje del yate real es cuando localiza al monarca, a las 17,55 horas. Y escribe luego: "Sale otra vez, El con más gente. Conduce".

Al día siguiente, domingo, detecta la presencia en Porto Pi de la Reina y de su hermana Irene de Grecia. El primer día de agosto se celebra, en el Club Náutico, la gran cita con el deporte de la vela: la XIV Copa del Rey. Esa jornada, en su cuadrante de salidas y llegadas del Fortuna, Sertucha anota en mayúsculas: "NO SALE".

LA CUARTA OCASION.- Durante la primera semana de agosto, el Rey permanece alejado de su ángulo de tiro. Aún no ha aparecido desde que el día 29 de julio lo tuviera a tiro por tercera vez. El terrorista localiza sólo durante esos días a los duques de Lugo, a la Reina Sofía y a su hermana Irene de Grecia.

Pero al fin, el día 8, Sertucha vuelve a tener al Rey en su punto de mira, por cuarta vez. El Fortuna sale ese mediodía a las 12,20, y llega a Porto Pi a las 20,40 horas. La Familia Real se traslada a Ibiza, y Sertucha recoge en sus cuartillas la presencia de cada uno de sus miembros en Porto Pi: "El, ella, niños, Pablo de Grecia, mujer (se refiere a la esposa de éste, la multimillonaria norteamericana Marie Chantal Miller). El no está a la vuelta".

Fuente:Periódico el Mundo

DEJE SU COMENTARIO O CONSULTA

AHORRE TIEMPO Introduzca marca o modelo